Pide tu cita
Horario de verano
lunes a viernes de 8:30 a 20:30 horas
Dirección

C/Hernando del Pulgar, 7. 41007 Sevilla (Semiesquina Avda. Luis Montoto)

C/Hernando del Pulgar, 7 (Semiesquina Avda. Luis Montoto)

Subir

Injerto de encía

injerto-encia-sevilla

La retracción gingival es una patología que consiste en la pérdida de encía o hueso que deja al descubierto parte de la raíz de los dientes. Dicha patología no solamente tiene consecuencias estéticas, sino que también afecta a nuestra salud dental.

Gracias a un injerto de encía conseguiremos, por una parte, recuperar la protección que ofrece la encía frente a la placa dental y las bacterias y, por otra, mejorar la estética de la sonrisa. En nuestra clínica dental somos especialistas en este tratamiento.

Las encías forman un sellado que tiene por objetivo proteger al hueso y demás tejidos que sujetan los dientes. Por tanto, es un mecanismo de defensa frente al exterior. El proceso de retracción puede producirse a cualquier edad por diferentes motivos y es necesario ponerle solución.

En Clínica de Odontología Especializada de Sevilla somos especialistas en tratamientos periodontales. Estudiaremos tu caso y te ofreceremos la mejor solución.

Pide cita

¿En qué consiste la intervención?

Cuando no existe suficiente soporte del hueso, la encía puede comenzar a retraerse. Para proteger una zona donde se ha retraído la encía la solución más eficaz es realizar un injerto de encía tomado del paladar del propio paciente.

El tejido de injerto cubre la raíz expuesta en parte o totalmente, con lo cual la protege e impide que la encía siga retrayéndose. Además, permite mejorar la estética.

Lo que solemos hacer en nuestra clínica dental de Sevilla es un micro injerto de encía, ya que el procedimiento se realiza mediante una microcirugía, sencilla y mínimamente invasiva.

La duración de la operación es corta y ofrece unos resultados muy positivos.

¿Cómo es el postoperatorio?

En la fase inicial de la curación del injerto de encía se da una fase de desepitelización que se evidencia por la aparición de una capa blanca sobre la superficie del injerto.

A los días, esta capa comienza a desaparecer, mostrándose un tejido rojizo. En esta fase se aconseja tener especial cuidado de no dañar el injerto.

Terminada la fase de desepitelización (tras 14 días), comienza la reepitelización, es decir, la aparición de un tejido consistente.

Gracias a las últimas tecnologías y a la cirugía mínimamente invasiva, la recuperación del paciente es más rápida y sencilla.